Voluntariado
Del necesario autocuidado y la responsabilidad hacia el prójimo

Del necesario autocuidado y la responsabilidad hacia el prójimo

Autocuidarse y cuidar

Ya nos adentramos en qué es ser voluntario. Ahora, en el Módulo II de la Capacitación online de Voluntarios en Urgencias Psicosociales y Salud Comunitaria, te invitamos a profundizar sobre la posición personal del voluntario y, a mediano plazo, a construir junto con nosotros una red de cuidado psicosocial en las Américas.

“El trabajo del voluntario es eminentemente vivencial y experiencial. El voluntario va del ser al hacer, del hacer al comprender”, dice la Lic. Helena Chada, directora ejecutiva de nuestra asociación y una de las coordinadoras del curso que hemos realizado a partir de un convenio con la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de San Luis (Argentina). 

Nuestra capacitación convocó a personas residentes en distintos puntos de las Américas, todas ellas de origen latino. Por esta causa, conforme a Chada, “hay un hilo conector, la lengua materna, para presentarnos y llevar un mensaje a la red de cuidados psicosociales”. Redes que se construyen con palabras, con imágenes, con buenos gestos. 

“Sabemos -reflexiona Chada- de la oportunidad que la crisis sanitaria y social nos da para descubrir aspectos desconocidos de nosotros mismos, que no solo favorecen el necesario autocuidado, sino el cuidado de los otros.  Con la crisis afloran los aspectos desconocidos, que nos muestran nuestros propios recursos creativos para ver cómo nos orientamos hacia la construcción de nuevos sentidos, de la belleza, del bien común, del humor. Maneras estas de hacerle frente al horror.”

En otro pasaje, Chada el de la pandemia -y la crisis social y sanitaria que ha profundizado- “es un buen tiempo para construir un espacio introspectivo, de descubrimiento de recursos y anhelos. Nos invita a entender este presente con actitud crítica. Si estamos en esta capacitación, es porque estamos llamándonos a la reconciliación, al apoyo solidario, a la inclusión y a la defensa de nuestros derechos”. 

“Estamos acá porque optamos por la alternativa de cuidado, que empieza por casa. Todos somos seres de necesidad y dependemos de la asistencia de otro, así como nos disponemos a ayudar al prójimo, a veces sin siquiera evaluar los costos personales, algo en lo que debemos reparar. Somos parte de un ‘juego’ de asistidos y asistentes, un ‘juego’ de voluntades”, señala Chada.

Somos máscaras

Como parte de este Módulo de nuestro curso virtual, conversamos con Mario Buchbinder, director del Instituto de la Máscara, de Buenos Aires, Argentina. “Un aspecto básico de la máscara, y muy interesante, es que al mismo tiempo que oculta algo de uno revela”, enfatiza Buchbinder.

El diálogo que mantuvimos con Buchbinder -médico, psicoanalista y psicodramatista- nos inspira para confeccionar, con aquellos materiales que tenemos a manos a mano, la máscara que, en las actuales coordenadas personales y comunitarias, nos definen.

Como el lector podrá observar en este artículo y en nuestras redes sociales de Facebook e Instagram, a partir de la intervención de Mario Buchbinder y de Andrea Alonso, quien nos enseñó el paso a paso de la confección de un tapaboca, la propuesta es otorgarle a ese objeto un valor simbólico, que sea capaz de expresar un gesto, una palabra, un signo.

Red de cuidado psicosocial

Construir una Red de Cuidado Psicosocial es crear las condiciones para que cada acción solidaria encuentre un plus como efecto de esa pertenencia que la fortalece. No es solo dando, sino reconociendo y valorando lo que vuelve del dar.

El cuidado psicosocial apunta a revalorizar la propia experiencia. Y procura evitar sacrificios innecesarios en el encuentro con el otro. El cuidado responsable empieza por uno y solo desde ahí se dirige al otro. El autocuidado empieza por el conocimiento de uno mismo y de nuestras modalidades vinculares.

La Red de Cuidado Psicosocial a la que aspiramos contiene las experiencias emocionales de sus miembros. Facilita la circulación de la palabra enlazada a la emoción al narrar la experiencia en un contexto de seguridad emocional donde la presencia del tercero, la Red, respalda emocionalmente.